- Configuración

En varias ocasiones se ha remarcado el hecho de que Windows es un sistema altamente configurable (o que es un sistema que puede modificarse para lucir o funcionar de diversas formas). En esta sección se presentará una guía para ubicar qué cambios se pueden llegar a realizar en el sistema.


1. Introducción

Dado que los usuarios típicos de Windows generalmente carecen de un conocimiento amplio sobre cómo utilizarlo, el tema de la configuración de Windows usualmente tiende a mantenerse como un tema restringido. Y si bien el explicar todas las formas en que se puede configurar Windows ciertamente requeriría de muchas páginas más, como autor de este curso considero que para un verdadero usuario de Windows es indispensable saber al menos dónde encontrar los comandos para realizar ciertas configuraciones básicas.

Como cualquiera que haya seguido con cuidado este curso ciertamente debe ser capaz de poder trabajar de forma segura con los diversos elementos que conforman al Windows, esta sección expondrá inicialmente algunos ejemplos relativamente completos de cómo realizar ciertas configuraciones y posteriormente sólo indicará dónde ubicar los puntos para realizar otras más. La idea detrás de esto último es que cada lector pueda tener la oportunidad de experimentar y poner en práctica lo ya aprendido (los conocimientos hasta ahora adquiridos deben practicarse de forma frecuente hasta que su aplicación sea completamente intuitiva).

Como se verá a lo largo de esta sección, la mayor parte de las configuraciones se realizan utilizando ya sea:

  1. El Panel de Control.
    • Abrir el panel de control.
      • Seleccionar en el Explorador de Windows (o en Mi PC) la carpeta de sistema Panel de control; o,
      • Seleccionar: Menú Inicio>>Configuración>>Panel de control.
    • Abrir el icono del elemento a configurar

      (por ejemplo, la Fecha y hora, Impresoras, Pantalla o Temas del Escritorio, entre otros).

  2. O el menú contextual del elemento a configurar

    (por ejemplo, el Escritorio, la Barra de Tareas o la Bandeja de Reciclaje).

Se recomienda que antes de cambiar algo siempre se tome nota del estado original en que se encontraba aquello que se va a cambiar. Esto es, tomar nota de qué casillas estaban activadas o desactivadas, qué opciones estaban elegidas o qué valores contenían ciertos cuadros. Esto facilitará poder restaurar o recuperar las configuraciones originales en caso de ser necesario.

2. El Escritorio

Mientras que la organización de los iconos del Escritorio se realiza a través del menú contextual del Escritorio, los cambios de apariencia de éste se pueden realizar a través del menú contextual o del icono Pantalla en el panel de control.

2.a Los Iconos

Los iconos del Escritorio pueden reubicarse (arrastrándolos) en cualquier punto de éste:

Sin embargo, si el Escritorio contiene una gran cantidad de iconos, tanto el organizarlos como el poder ubicar un icono en particular puede volverse una tarea tediosa. Para aliviar esta situación Windows ofrece ciertas características que permiten tenerlos alineados y organizados según ciertos criterios.

Aunque no es visible, el Escritorio maneja una rejilla en la cual puede colocar de forma precisa cada icono. Esto permite que todos los iconos siempre se mantengan alineados tanto vertical como horizontalmente.

Para alinear los iconos simplemente basta con:

  1. Abrir el menú contextual del Escritorio.
  2. Seleccionar Alinear iconos:

    Tras lo cual, cada icono se ubicará en la cuadrícula más cercana:

La organización de los iconos puede ser por nombre, tipo, tamaño, fecha o automática. En la organización automática Windows no sólo organiza y mantiene alineados los iconos, sino que también evita que éstos puedan reubicarse manualmente, ya que si se intenta mover un icono, al momento de arrastrarlo y liberarlo, éste se regresa inmediatamente a su posición original.

2.b El Escritorio

El Escritorio se configura a través del cuadro de diálogo Propiedades de Pantalla, el cual se abre seleccionando Propiedades del menú contextual del Escritorio o seleccionando el icono Pantalla en el panel de control. Este cuadro incluye seis fichas:

  1. Fondo.

    En esta ficha se puede elegir el papel tapiz del Escritorio. El papel tapiz básicamente es un archivo de imagen utilizado para cubrir el Escritorio y así darle una vista más atractiva a la pantalla.

    • En el cuadro “Seleccione un documento HTML o una imagen” se puede seleccionar la imagen que se desea utilizar como tapiz.
    • Con el botón Examinar... se abre el cuadro Abrir:

      Con esta ventana se pueden abrir e incluir imágenes que estén en otras carpetas (no en la de Windows).

    • Con el botón Diseño... se abre el cuadro Diseño:

      Como se menciona en el texto descriptivo, los diseños se utilizan para cubrir el área no ocupada por el papel tapiz. Además de los diseños predefinidos, uno puede crear sus propios diseños. Para ello basta con seleccionar cualquiera de los diseños existentes y hacer clic en “Modificar...”, tras lo cual se abre el cuadro Editor de diseño:

      En el cuadro Nombre se escribe el nombre del nuevo diseño (por ejemplo, Feliz).

      En el cuadro “Diseño” se traza el dibujo deseado. Básicamente un diseño utiliza dos colores: negro y el color que esté definido para el Escritorio. Si se hace clic en un cuadro negro, su color cambia al color del Escritorio, y si se hace clic en un cuadro de color, éste cambia a negro. Una vez terminado el dibujo, se hace clic en Agregar.
    • El cuadro Mostrar se activa al momento de seleccionar una imagen. En éste se puede seleccionar una de las tres siguientes opciones:
      1. Centrado — centra la imagen en el Escritorio.
      2. Mosaico — repite la imagen en todo el Escritorio.
      3. Estirar — estira la imagen para ocupar todo el Escritorio.
  2. Protector de pantalla.

    En esta ficha se puede elegir un protector de pantalla y configurar su comportamiento. El protector de pantalla básicamente es un sistema para presentar una imagen animada en toda la pantalla después de que se ha dejado de utilizar la computadora por un cierto tiempo. Posteriormente, al mover el ratón o presionar alguna tecla, el protector se cierra y el Escritorio se muestra como estaba antes de activarse el protector. El protector de pantalla puede configurarse para quedar protegido con una contraseña, esto es, para que no se cierre a menos que se ingrese una contraseña.

  3. Apariencia.

    En esta ficha se define la apariencia (color, tamaño, fuente u otras características) general de todos los elementos de Windows (Escritorio, barras, menús, etc.):

    En el cuadro Elemento se puede seleccionar el elemento a configurar. Dependiendo del elemento seleccionado, los demás cuadros y botones se activarán o desactivarán:

    Previamente se dijo que el Escritorio utiliza una rejilla invisible para ubicar los iconos de forma precisa. En esta ficha se puede cambiar el tamaño de la cuadrícula a través de los elementos: “Espacio entre iconos (horizontal)” y “Espacio entre iconos (vertical)”.

    Una vez definida la apariencia de los diversos elementos deseados se hace clic en “Guardar como...” y en el cuadro de diálogo que aparece se escribe el nombre con el que se desea guardar la combinación. Posteriormente se pueden seleccionar tanto las combinaciones predefinidas como las personalizadas a través del cuadro Combinación. Esto permite cambiar rápidamente la apariencia del entorno.

  4. Efectos.

    En esta ficha se pueden cambiar los iconos utilizados para representar los iconos de sistema del Escritorio, así como activar ciertos efectos visuales.

  5. Web.

    En esta ficha se puede activar la capacidad del Escritorio de mostrar y utilizar elementos de Internet (páginas Web).

  6. Configuración.

    Esta ficha trata con aspectos propios del monitor como hardware. Así, los elementos presentados en esta ficha dependerán del monitor instalado en la computadora. Dos elementos que típicamente se pueden configurar en esta ficha son la resolución del monitor y la cantidad de colores utilizada.

    La resolución básicamente se refiere a la cantidad de píxeles a utilizar a lo ancho y alto del monitor. Si la resolución es baja (por ejemplo de 640x480 píxeles), las imágenes en el monitor se verán muy grandes y por ende ocuparán mucho espacio; por el contrario, si la resolución es alta (por ejemplo de 1024x768 píxeles), las imágenes se verán muy pequeñas y por lo tanto ocuparán una menor área de la pantalla.

    La ventana de propiedades del monitor generalmente se accede a través del botón “Avanzada...”:

3. La Barra de Tareas

Existen diversas opciones interesantes que se pueden hacer con la barra de tareas: cambiarla de tamaño o moverla, controlar el aspecto de las ventanas en el Escritorio o crear barras de herramientas en ella.

3.a Cambiarla de Tamaño

La barra de tareas se puede hacer más grande (hasta cierto límite):

o más chica (casi hasta desaparecer):

Para ello basta con arrastrar la orilla superior de la barra en la dirección deseada.

3.b Moverla

Aunque típicamente se ubica en la orilla inferior del Escritorio, la barra de tareas se puede colocar en cualquiera de las cuatro orillas. Para ello basta con arrastrar la barra (colocándo el apuntador sobre la barra misma, esto es, no sobre algún botón de tarea) hacia la orilla deseada:

Como puede apreciarse en la imagen previa, la nueva ubicación de la barra se muestra con un borde punteado. Una vez soltada, ésta aparecerá en la orilla del Escritorio elegida:

3.c Activar o Crear Barras de Herramientas

Previamente se mencionó que la barra de Lanzamiento (o Inicio) rápido era una barra de herramientas ubicada en la barra de tareas. De hecho, ésta es tan sólo una de las posibles barras predeterminadas que pueden activarse, siendo las otras tres:

  1. Vínculos;
  2. Dirección; y,
  3. Escritorio.

Para activar o desactivarlas simplemente se abre el menú contextual de la barra de tareas y se elige la opción deseada bajo “Barras de herramientas”.

Dado que estas cuatro barras predeterminadas en realidad son vistas de ciertas carpetas de Windows, también es factible crear barras de herramientas de carpetas personales (de hecho éste es un método bastante práctico de acceder a programas de uso frecuente).

Para crear en la barra de tareas una barra de herramientas nueva:

  1. Crear una carpeta.

    En la unidad C: puede crearse la carpeta “Pruebas”, y en ésta, la carpeta “Mi barra”.

  2. Crear y colocar en la carpeta creada los accesos directos a los programas deseados.

    Por ejemplo, puede crearse un acceso directo a la calculadora (ubicada en C:\Windows\Calc.exe):


  3. Abrir el menú contextual de la barra de tareas.
  4. Seleccionar Barras de herramientas>>Nueva barra de herramientas...
  5. En el cuadro de dialogo Nueva barra de herramientas seleccionar la carpeta Mi barra:

  6. Y hacer clic en Aceptar.

En este momento aparecerá en la barra de tareas la nueva barra de herramienta “Mi barra”:

Una vez creada la nueva barra, a través de su menú contextual se puede:

  • Desactivar la barra.
  • Desactivar el título descriptivo de la barra.
  • Desactivar el texto descriptivo de los iconos en la barra (en caso de querer dejar los textos descriptivos, lo recomendable es renombrar los accesos directos para que tengan un texto corto —por ejemplo, “Acceso directo a Calc.exe” podría renombrarse a “Calc”).

Si se cambia el tamaño de la barra de tareas, se mueve la barra creada a la parte inferior y se quitan los textos descriptivos, el aspecto final de la barra de tareas podría ser el siguiente:

3.d Borrar Lista de Documentos Recientemente Usados

Previamente se explicó que en Inicio>>Documentos se puede encontrar una lista de los documentos recientemente utilizados. Sin embargo, con el tiempo esta lista no sólo puede crecer en forma desmedida, sino que también puede llegar a perder mucha de su utilidad al presentar accesos a documentos que ya no se utilicen o que incluso ya no existan.

Para limpiar la lista de los documentos recientemente utilizados:

  1. Abrir el menú contextual de la barra de tareas.
  2. Seleccionar Propiedades.
  3. Seleccionar la ficha Programas del menú de Inicio:
  4. Hacer clic en el botón Borrar.

La lista en Inicio>>Documentos ahora estará vacía:

Como ejercicio se recomienda abrir el menú contextual de la barra de tareas y experimentar con las diversas opciones disponibles, así como seleccionar la opción Propiedades y en la ficha “Opciones de la barra de tareas” cambiar el estado de cada una de las casillas disponibles (siempre visible, etc.).

4. La Bandeja de Reciclaje

Previamente se dijo que Windows se puede configurar para que al momento de eliminar un archivo, éste se purge definitivamente sin enviarse a la papelera de reciclaje. Este comportamiento se configura a través del cuadro de Propiedades de la Bandeja de Reciclaje:

Salvo que se especifique lo contrario, las propiedades de cualquier elemento se acceden seleccionando la opción “Propiedades” del menú contextual del elemento en cuestión.

Como puede apreciarse en la imagen, en la ficha Global:

9. Cuestionario


Ayuda

Para más información: